Historia de Cáceres

Cáceres, la capital de la provincia de Cáceres en España, es una ciudad histórica con una historia profunda y colorida. Fundada de hecho por los romanos hace más de 2.000 años, Cáceres ha desempeñado un papel importante en muchos momentos importantes de la historia de España. Quizá el más famoso sea que Cáceres fue el escenario de una de las batallas más épicas de la historia,que tuvo lugar en 1812 y enfrentó a las fuerzas de Napoleón Bonaparte con las de los británicos y los españoles. Hoy, sin embargo, Cáceres es más conocida por su belleza terrenal y su rico patrimonio histórico. 

 

Con sus majestuosas fortalezas antiguas, sus preciosas playas de arena y sus pintorescos bosques de robles, Cáceres es realmente una ciudad que merece la pena visitar si busca serenidad y belleza en medio de una bulliciosa vida urbana. Tanto si le interesa explorar su rica historia como si simplemente quiere disfrutar de su magnífico entorno natural, Cáceres es una experiencia que no debe perderse.

 

 

La Prehistoria de Cáceres

La primera presencia humana en el territorio de lo que hoy es Cáceres se remonta a la prehistoria. En la zona del Calerizo hay varias cuevas, como la de Santa Ana, que tiene la presencia humana más antigua de Extremadura, con una antigüedad de alrededor de un millón de años, la Cueva del Conejar y la de Maltravieso (descubierta en 1956 por el académico y cronista oficial de Cáceres Carlos Callejo) donde se han encontrado restos pictóricos de manos humanas. 

La datación de estas pinturas abarca varias etapas del Paleolítico Superior. En la cercana cueva de El Conejar se han encontrado algunas cerámicas y herramientas líticas que datan la ocupación en la industria lítica del periodo Magdaleniense, que corresponde a hace unos 11.000 años.

 Además, son conocidos otros hallazgos arqueológicos como la calzada construida por los romanos en Lambaya que también corresponde a esa época. Por todo ello, se puede afirmar que el territorio extremeño ha sido habitado por el ser humano desde el Paleolítico. En definitiva, a través de muchas formas de investigación y estudio, se ha podido demostrar claramente que esta región fue la primera en ser habitada por personas en el territorio hoy conocido como Extremadura.

 

 

Cáceres Romano

En el siglo I a.C., los romanos se instalaron en campamentos (Castra Cecilia y Castra Servilia) de forma permanente en la zona que rodea la colina donde se ubicaría la colonia Norba Caesarina. Los campamentos se crearon principalmente para la protección militar a lo largo de la Vía de la Plata, su principal vía de comunicación que acabaría convirtiéndose en la Vía de la Plata. 

Esta ruta era una importante vía estratégica y comercial que unía el oeste y el noroeste de Europa con el este y el este con el oeste. También era una importante ruta comercial para la plata, una importante mercancía en el mundo romano. Esto se debe a que pasaba por la ciudad de Silzen, que era conocida por su plata de alta calidad. 

 

No es casualidad que la colonia elegida para el asentamiento de Norba Caesaria estuviera junto a esta importante ruta. A lo largo de la Ruta de la Plata también se encontraban otros asentamientos romanos importantes: Barcelona, Salón y Chester, entre otros. Todos estos lugares fueron elegidos por su ubicación estratégica y su importancia en esta importante ruta y, como resultado, fueron algunos de los centros militares, comerciales y administrativos romanos más importantes de la Península Ibérica durante los siglos II y III. 

 

Hoy en día, se pueden ver evidencias de estas antiguas estructuras romanas en toda la zona, incluyendo los propios campamentos y tramos de antiguas calzadas y edificios romanos. Gracias a la investigación arqueológica, podemos seguir aprendiendo no sólo sobre el pasado, sino también sobre la importancia de nuestras actuales infraestructuras y rutas comerciales en este mundo moderno. Con una mejor interacción entre arqueólogos e ingenieros, podemos utilizar estos conocimientos históricos para crear ciudades más sostenibles y mejorar nuestras infraestructuras actuales para las generaciones futuras.

 

 

La Edad Moderna de Cáceres

Durante la Guerra de las Comunidades de Castilla, se unió a las filas rebeldes. El 15 de abril de 1522, el monarca concedió la amnistía a la ciudad, a excepción de los comuneros más comprometidos. En 1653 la ciudad de Cáceres adquirió, junto con otras cinco poblaciones de la actual comunidad autónoma, un voto conjunto en las Cortes de Castilla, dando lugar con la compra del voto a la provincia de Extremadura, que en 1822 se dividiría en las provincias de Cáceres y Badajoz. Cáceres estuvo representada en las Cortes de Madrid de 1660-1664 como parte del voto conjunto. 

Hasta el siglo XVIII, Cáceres era una de las muchas poblaciones extremeñas. En el Catastro de Ensenada realizado en Cáceres en 1753, se indica que en la propia ciudad sólo había 1.698 habitantes. En 1777, 19 años antes de la Revuelta de los Comuneros, el censo de la ciudad indicaba una población de sólo 14.308 habitantes. 

 

Se cree que el creciente malestar en Cáceres contribuyó a la decisión de los castellanos de trasladarla, junto con las demás ciudades de la provincia, a los confines más seguros de su nueva plaza fuerte en la provincia de Badajoz. Una vez terminada la guerra, Cáceres volvió a su anterior estatus de provincia mínimamente autónoma.

 

 

Evolución de Villa a Ciudad

Las tranquilas y ordenadas calles de Cáceres apenas dejan entrever la rica y apasionante historia de la ciudad. Aunque en un principio era una pequeña aldea, Cáceres comenzó a expandirse en el siglo XVIII, cuando la población de la ciudad creció y se asentó en ella un número cada vez mayor de personas. Con el paso del tiempo, la riqueza cultural de la ciudad ha propiciado el desarrollo de una serie de alabados atractivos.

 

 

Cáceres Reciente

Las actuaciones llevadas a cabo por los gestores de Cáceres durante la dictadura franquista y en los primeros años del posterior periodo democrático han llevado a la ciudad a convertirse en una de las principales metrópolis de España y en uno de los entornos urbanos más dinámicos y variados del país. En cuanto al crecimiento de la población, Cáceres ha superado los 40.000 habitantes en la década de los 40, los 80.000 en la década de los 80. Mientras tanto, la ciudad se ha convertido en un centro de educación, ciencia, cultura y turismo. Con su universidad, su teatro y galería de arte, y sus numerosos atractivos -entre ellos la famosa ciudad medieval -, Cáceres es ahora uno de los principales destinos turísticos de España y un punto de encuentro para todo el país.